Vida de Robert Murray M’Cheyne

$13.98

El 25 de marzo de 1843, a los 29 años de edad, moría Robert Murray M’Cheyne. Tras sí dejaba un breve pero fructífero ministerio de apenas siete años en la Iglesia de S. Pedro en Dundee (Escocia). En el transcurso de ese breve período, su congregación experimentó un poderoso avivamiento que transformó la vida de muchos.

Lo que más impacta, sin embargo, de la vida de este gran hombre de Dios es la santidad que irradiaba y que se hace sentir en cada página de su biografía. «Señor, hazme tan santo como pueda serlo un pecador perdonado» es la oración que caracterizaba su vida devocional. Su convicción era que «Dios bendice no tanto los grandes talentos como la gran semejanza con Jesús».

El autor, Andrew Bonar -amigo suyo y compañero en el ministerio-, concluyó su biografía nueve meses después de la muerte de M’Cheyne, y por ello transmite la fragancia de su vida de una manera que ningún otro autor podría hacer revivir. Es como si la brisa de los avivamientos que refrescaban entonces a Escocia perviviera en estas páginas.

Sin duda, ningún creyente puede leer esta obra sin que se grabe en su conciencia el poder de la piedad de una manera que permanezca en él durante toda su vida. A pesar del paso de los años, la importancia de las lecciones que M’Cheyne nos legó sigue siendo la misma.

Hay existencias

SKU: 9788486589590 Categoría:

Descripción

El 25 de marzo de 1843, a los 29 años de edad, moría Robert Murray M’Cheyne. Tras sí dejaba un breve pero fructífero ministerio de apenas siete años en la Iglesia de S. Pedro en Dundee (Escocia). En el transcurso de ese breve período, su congregación experimentó un poderoso avivamiento que transformó la vida de muchos.

Lo que más impacta, sin embargo, de la vida de este gran hombre de Dios es la santidad que irradiaba y que se hace sentir en cada página de su biografía. «Señor, hazme tan santo como pueda serlo un pecador perdonado» es la oración que caracterizaba su vida devocional. Su convicción era que «Dios bendice no tanto los grandes talentos como la gran semejanza con Jesús».

El autor, Andrew Bonar -amigo suyo y compañero en el ministerio-, concluyó su biografía nueve meses después de la muerte de M’Cheyne, y por ello transmite la fragancia de su vida de una manera que ningún otro autor podría hacer revivir. Es como si la brisa de los avivamientos que refrescaban entonces a Escocia perviviera en estas páginas.

Sin duda, ningún creyente puede leer esta obra sin que se grabe en su conciencia el poder de la piedad de una manera que permanezca en él durante toda su vida. A pesar del paso de los años, la importancia de las lecciones que M’Cheyne nos legó sigue siendo la misma.

Información adicional

Peso16 oz
Dimensiones9 × 6 × 1 in